Cuidar al cuidador

Memoria - Blanco, Natalia

...

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que afectar la totalidad de las funciones cerebrales, de manera crónica y progresiva. No sólo a quien lo padece sino que también afecta al resto de la familia, condicionándolos también en la manera de actuar.

Existen 3 palabras que van a guiar este escrito: paciencia, amor y humor. importantísimos para poder sobrellevar la enfermedad. 

El diagnóstico, suele resultar terrorífico, lleno de dudas, preguntas, reproches, incertidumbres, que hasta paralizan. Es aquí donde la paciencia debe tener lugar como primer recomendación y no dejarla en ningún momento. La familia se encuentra afectada en su totalidad. Pero entre ellas, hay una persona que ocupa el lugar de cuidador principal. En la mayoría de los casos suele ser el cónyuge o hijo, lo cual no quiere decir que esta persona esté sola sino que detrás hay o debería haber, una familia comprometida.

Diferentes miradas de una misma enfermedad:

Los roles, las responsabilidades, todo se modifica; cónyuge, hijo, nieto, cada uno lo vive distinto y hay que respetar la manera en que cada uno atraviesa la enfermedad, incluso los tiempos de aceptación.

  • Situaciones de la vida cotidiana “A mi papá le diagnosticaron Alzheimer ¿y ahora?”

Se debe poner en acción una reorganización familiar pero no perder de vista quienes somos.

  •  “No tengo paciencia, pierdo rápido el control”

Reconocer que soy humano y permitirse sentir, pero no olvidar que la enfermedad es lo que está hablando. Podemos salir  de la habitación y volver a los 10 minutos como si nada.

  •  “Mi marido ya no me ayuda como antes. Algo tan simple como lavar los platos, no lo hace”

Entendamos que no es que no quiere, sino que no puede, no comprende cómo hacerlo.

  • “Estamos comiendo y quiere volver a su casa (cuando ya está)”

Explicarle con lógica algo que no lo tiene, no sirve de nada. Procurar evitar el tema, es lo mejor. ¿Cómo? Cambiando la conversación, posponiéndolo, saliendo a la calle para después volver.

  •  “Se levanta en la madrugada queriendo salir”

¿Gasta energía durante el día? Muchas veces, este “no hacer” produce el despertarse por la noche. Regular ciclos de sueño.

  • “No podemos salir a pasear”

Hay que pensar qué tipo de salidas hacer, pero no dejar de disfrutar el día a día. La mejor opción: planificar un paseo corto y en las cercanías de donde vive.

¿Cómo nos comunicamos?

  • Usar frases cortas, concisas y sencillas.
  • Preguntas orientativas y con opciones.

Ambiente seguro

Que su casa lo sea, le dará mayor posibilidad de circular por allá con total tranquilidad para el familiar y/o cuidador. Utilizar notas o carteles puede servir.

Estimulación cognitiva

Estimular las funciones cerebrales para conservar aquellas que aún no se perdieron y aminorar la marcha de la enf. Deben ser actividades de su interés y evaluar el nivel de complejidad.

Herramientas

Apoyarse en lo sensorial. Servirse de aromas, recursos visuales y auditivos (como la música), lleva a una conexión increíble para con ellos y nosotros. No desaprovechar ese “momento mágico” que se genera, ya que ese amor por el cual actuamos para con nuestro familiar, es lo último que se pierde. Por eso, cuando las palabras no alcancen, un gesto, una caricia, hablan por sí solos.

Cuidarme para poder cuidar

Necesitamos distender, salir un poco del entorno habitual, aceptar e incorporar la ayuda del otro y reírnos, en compañía, ponerle esa cuota

de humor a la enfermedad. No es reírnos de él sino con él de las ocurrencias.

Temáticas relacionadas: Alzheimer

Otras entradas que te puedan interesar

Artículos relacionados
Motivación

Día Mundial de la Salud Mental

En el día Mundial de la Salud Mental te invitamos a pensarte, a cortar con estigmas, a validarte, a...

Angustia

Síntomas de un dolor sin palabras

A qué le suena el nombre Panic Attack . Es un nombre que asusta o por...

¿Sos profesional y querés formar parte de nuestra comunidad?

Acá te contamos cómo