Cargando...

¿ Qué es el Burn-Out o Síndrome del Quemado?

Burn-Out

...

El Burn-out o síndrome del quemado, aparece como una respuesta a factores  estresores que se sostienen por tiempo prolongado en el trabajo Se define como un síndrome crónico que incluye síntomas como el agotamiento psíquico, el cinismo, malestar fìsico y eficacia profesional reducida.

¿Cúal es la diferencia entre el estrès normal y el Burn-out?

El estrés normal es predominantemente episòdico, lo podemos sentir a modo de cansancio, cambios de humor, pero su duraciòn es limitada, una vez que la situación estresora cesa, el estrés disminuye. Este suele aparecer frente a una fecha lìmite de entrega, en fechas fijas mensuales durante el cual el trabajo se intensifica o frente exigencias repentinas. Sin embargo, este tipo de estrés puede ser adaptativo, ya que puede tener efectos positivos, poniendo la atenciòn en la tarea, sobreimplicandose y finalmente teniendo un positivo desempeño profesional. 

Por otro lado, el Burn-out, no es episòdico, es constante, el desgaste no sòlo es fìsico, sino tambièn emocional, llevando a una falta de implicancia en las tareas a realizar y generando así, que el resultado final sean fallas en la productividad. 

Investigaciones científicas han demostrado que el Burn-out está asociado al declive de funciones cognitivas. Es decir, que la toma de decisiones, la planificación y aquellas funciones, como la ateciòn y la memoria de trabajo, que nos permiten llevar adelante conductas adecuadas y desarrollar resultados funcionales, se ven alteradas. 

La predisposición a desarrollar “Burn-out” es un interjuego entre factores internos y externos. En el sentido más estricto, está caracterizado por excesivas e idealizadas expectativas de uno mismo, marcada necesidad de reconocimiento y valoración externa y condiciones laborales desgastantes. Esta dinámica genera, con el paso del tiempo, un desgaste que crea insatisfacción con el trabajo y agotamiento en todos los niveles de la persona

Algunas características personales predisponentes al Burn-out

Altas expectativas de uno mismo (idealizadas)

Fuerte necesidad de reconocimiento

Autoexigencia, perfeccionismo

Escasa vida social y afectiva  “el trabajo es todo en la vida” 

Algunas conductas empresariales predisponentes al Burn-out para su equipo

Falta de claridad en los objetivos empresariales

Canales de comunicaciòn ineficaces

Ambigüedad y conflicto de roles

Signos para estar atentos

Cuando vemos en nosotros mismo o en un compañero de trabajo que progresivamente comienza a trabajar màs tiempo, deja de lado sus actividades personales, sus rutinas, comienzan a aparecer cambios de humor, cinismo hacia sus clientes y entorno laboral, disminución de sus propias capacidades proactivas personales, alteraciones del ciclo de sueño y un progresivo desinterès por sus actividades laborales, acompañado por un referido desconocimiento de lo que está ocurriendo, tenemos que estar atentos.

Esto puede acompañarse de cuadros gastrointestinales: gastritis, úlceras, colon irritable, hipertensión arterial, dolores de cabeza, entre otros. A su vez, el consumo de sustancias, como el alcohol, cigarrillos y otras drogas pueden aparecer a modo de intentar mitigar la sensaciòn de vacío e insatisfacción. 

El trabajo en las empresas no puede dejar de ser entendido como un trabajo en equipo, por lo cual las consecuencias de una persona con Burn-out impactan negativamente en el clima laboral. Cuando existe Burn-out, no sólo estamos frente a la dolencia de una persona, sino de todo un equipo de trabajo. Frente al desinterès, el declive del desempeño laboral , el aislamiento, el equipo suele reaccionar a modo de rechazo, ya que lo afecta directamente o indirectamente en su producción y calidad de trabajo general. De esta manera, la productividad general de una empresa puede verse comprometida.

¿ Qué hacer? Factores protectores!

En la actualidad, el ritmo de trabajo suele ser intenso, por eso los factores protectores, son una opciòn saludable: dedicar tiempo a nuestro círculo afectivo, familia y amigos, mantener un  buen registro emocional personal, mantener una buena alimentación, realizar ejercicio de manera cotidiana y el buen descanso son la mejor prevenciòn.

Las empresas, pueden hacer lo propio, capacitando a su equipo, haciéndolos sentir parte vital de la misma a través de diferentes formas de motivación y valoración. A la vez es de gran importancia estar atentos a los cambios en el clima laboral y en el desempeño de sus empleados manteniendo una fluida comunicación.

Alejandra Nuti

Rocio Suarez Ordoñez

 

Temáticas relacionadas: Ansiedad Manejo de emociones

Otras entradas que te puedan interesar

Artículos relacionados
Angustia

La Discapacidad en la Vida Adulta

¿Que es la...

Motivación

¿ La odisea de elegir un psicólogo?

¿Por dónde empiezo? ¿A quién le pregunto?...

¿Sos profesional y querés formar parte de nuestra comunidad?

Acá te contamos cómo